¿Más o menos Sapiens?

Esta se ha convertido en una duda que ha estado rondando en mi mente hace algún tiempo…


¿La tecnología de hoy en día haciéndose más “Smart” busca hacernos seres humanos más inteligentes o conspira contra el normal proceso evolutivo del hombre? ¿Somos la consecuencia inevitable de nuestra propia involución? Muchas veces me pregunto si estamos convirtiéndonos en homos más sapiens o menos sapiens…

La red es tan maravillosa que se ha convertido en un servicio básico, tanto como el agua o la energía ¿Cuánto tiempo pasan conectados a Internet? Sería prudente chequear si tus hijos tienen más amigos virtuales que invitados en su fiesta de cumpleaños, o si juegan más al futbol en el PlayStation que en el campo…

¡Internet! La gran red de redes nos permite estar conectados en cualquier parte del mundo, compartir información y tener acceso a millones de datos a nivel mundial, ¡Internet! La creación más maravillosa después del teléfono y la arepa… pero ¿qué tan conscientes estamos de este concepto? No crean que pretendo hacer publicidad negativa de esta herramienta de la cual depende en gran medida mi trabajo, sin embargo, considero fielmente que tiene un gran efecto negativo en nuestra sociedad, a mi criterio es una gran problemática que rodea y domina nuestras vidas, a muchos haciéndolos vivir a merced de ella, sumergidos y secuestrados por esta constante invasión de información.

Definitivamente estamos conectados, podemos compartir todo lo que queramos, curiosamente, tardamos más en devorar el plato porque primero debemos tomar la fotografía que compartiremos en las redes sociales, ¡me declaro culpable! También lo hago… quizás esta no sea una práctica tan dañina, pero si hay que alertarnos si en las cenas familiares las conversaciones son escasas mientras las notificaciones en el móvil no paran de sonar.

Tenemos acceso ilimitado a un universo de información ¿Qué tan maravilloso es esto? ¿Qué tan preparadas están nuestras mentes como para acceder a tanto contenido sin medida? Sin hablar de las inocentes mentes de nuestros niños… Juegos On-Line con excelente calidad gráfica, pero ¿con qué clase de personas se comunican? ¿Qué tanto se aíslan los jóvenes socialmente? ¿Acaso están perdiendo la capacidad de hablar y comunicarse verbalmente mirándose a los ojos? En estos años, los padres han incluido un nuevo tipo de juguete para sus hijos, la tablet, bastante útil, entretenimiento garantizado, y mamá tiene tiempo para descansar un poco; un niño tiene acceso a contenido interesante para su edad, juegos interactivos y dinámicos, excelentes aplicaciones que les enseñan los números, los colores y los sonidos de los animales, pero ninguna interacción personal directa, porque la comunicación es netamente digital, creo que estamos sacando factores importantes en nuestras ecuaciones, alguna consecuencia tendrá.

Observando algunos casos que me han causado preocupación, trato de imaginar sus vidas en algunos años, y me cuesta verlos sosteniendo una conversación, debatiendo los temas que tenemos que debatir como sociedad, me cuesta imaginarlo dominando un público en una presentación… Quizás resultará ser un profesional brillante con gran habilidad para expresar sus ideas, pero de ser así, realmente me sorprendería, pues considero fielmente que nuestra capacidad para realizar ciertas actividades depende en gran medida de cuánto lo practicamos… Es muy cierto que la práctica hace al experto, como cuando aprendemos a tocar un instrumento o un nuevo idioma, de la misma manera se forman todas nuestras habilidades.

Algunos años atrás no podía mantener un conversación con mi hermano de 15 años en ese momento, pues, el 50% de sus palabras eran modismos de otros países cuyo significado yo francamente desconocía… considero grato conocer otras culturas, pero de forma moderada y orquestada, manteniendo las mentes de los jóvenes dentro de un contexto coherente… Con esto, para mi es inevitable pensar que mientras más inteligente se hace la tecnología más idiotas nos hacemos, y lo que es peor, permitimos que nuestra descendencia se sumerja en este mundo sin control a muy temprana edad, haciéndolos cada día más dependientes, menos sociales y más retraídos… Nuestro mayor recurso, la esperanza del mundo invirtiendo gran parte de su tiempo en un universo de información infinito.

No quiero decir con esto que volvamos a la época de las cavernas y que rechacemos el mundo tecnológico, que desechemos el móvil último modelo que compramos la semana pasada o que decidas instalar un Windows XP en tu desktop porque “hay que ir en contra de la evolución tecnológica” ¡NO! Considero que solo se trata de equilibrio y consciencia, de saber que siempre habrá otra cara de la moneda, solo hay que saber voltearla.
“Atrofia por desuso” término utilizado para referirse específicamente a la atrofia de un músculo cuando no se usa, la degeneración y pérdida de masa muscular por la inactividad puede conllevar la parálisis total de este músculo, condición que requiere de todo un tratamiento médico, terapéutico y de rehabilitación constante para poder recuperar su estado natural, aunque sé por experiencia propia que nunca logra rehabilitarse por completo… ¿creen que no ocurre lo mismo con nuestra mente y nuestra capacidad de realizar ciertas actividades? Estoy segura que a muchos nos cuesta hacer cálculos matemáticos medianamente complejos sin recurrir a la calculadora del “Smartphone”, al menos para confirmar…

¿Es posible olvidar cómo caminar? No quiero ser exagerada, pero, ¿acaso no es posible? Hay un vehículo que se llama “Segway PT (Personal Transporter)” Wikipedia lo define así: “vehículo de transporte ligero giroscópico eléctrico de dos ruedas, con autobalanceo controlado por ordenador” Mi mente hace un ligero corto circuito intentando procesar esto… Seguro que hay casos en los que usarlo es necesario, pero si tienes la posibilidad, ¿no sería más lindo caminar? Como dato curioso, el dueño de la empresa que los fabrica murió probando uno.

¿La Solución al problema?

No puedo dar certeza que la tengo, pero considero que la solución es individual, autocontrol para equilibrar en qué invertimos el tiempo y consciencia de que el mundo sigue girando mientras el tiempo parece que no pasa en las pantallas de nuestro ordenador, de nuestra Tablet, de nuestro Smartphone; más consciencia para prestar atención a nuestros hijos, compartir más con ellos y estar más pendientes de la clase de contenido al que acceden y al tipo de invento tecnológico que usan para divertirse, a qué horas los usan y cuánto tiempo permanecen usándolos.

Podemos controlar que estas grandes empresas no nos conviertan que consumidores altamente dependientes de sus productos innovadores, pues la tecnología debería estar hecha para proporcionarnos confort, conectividad, entretenimiento y un sinfín de atributos, pero no aislarnos y hacernos retroceder. Démosle uso inteligente a la tecnología que nos invade cada día y no dejemos que nos sobrepase en astucia, sigamos siendo sapiens.

 

18
4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.