¿Son los eBooks más convenientes?

c82cc4e14a1d2c8c8ffff9840d24b558_L (1)

Hace un par de años un buen amigo me regaló un kindle, nunca pensé tenerlo porque lo veía siempre en amazon pero no entendía su utilidad.

Ya había escuchado hablar de los eBooks y se me hacía difícil pensar que algún momento leería un libro completo en formato digital, en un PDF (portable document format) o en algún otro archivo en la computadora.

Lo que uno piensa de manera instantánea cuando tiene un nuevo dispositivo electrónico es, ¿me servirá en realidad de algo?

Es una pregunta que me hago unas 30 veces antes de adquirir un nuevo gadget, puede ser por un tema de costos o de utilidad o por consumo de tiempo valioso, o por muchas otras razones. En el caso del Kindle mi experiencia fue muy grata.

Cuando lo recibí regresaba de un evento al que asistí fuera de Guayaquil, en el viaje de vuelta decidí probarlo para matar el tiempo. Al encenderlo encontré listados algunos ítems y asumí que eran libros, abrí “Elastix a ritmo de Merengue” e inicié mi lectura. Sin darme cuenta, antes de finalizar el vuelo había avanzado cerca de 40 páginas de una manera sencilla (era un vuelo corto de 45 minutos), esto principalmente al formato en el que se presenta el texto en el dispositivo, el cual es denominado “tinta electrónica” o Electronic Ink.

Una de las ventajas de la tinta electrónica es que se muestra exactamente como el papel y la luz natural no afecta su lectura.

Me encariñé con el dispositivo, solo había un problema, ¿dónde podía conseguir más libros?

Como suele suceder, o me pasa a mí al menos, empecé a hacer todas las investigaciones necesarias para llenar mi kindle de libros. Descubrí que al ser amazon el fabricante, era también la editorial, y quien tenía publicados miles de títulos para su compra y descarga. Adquirí un par de ejemplares y me di cuenta que tenía la posibilidad de sincronizarlos con otros dispositivos.

Una de las características interesantes que tiene el kindle se llama whispersync, la cual permite sincronizar un libro en todos los dispositivos kindle que tengamos. Esto quiere decir que si tengo el kindle de Amazon, y aparte tengo un Smartphone y una tablet puedo sincronizarlos con estos dispositivos también. Por ejemplo: si avancé hasta la página 30 en el kindle de Amazon, y después abro el libro, pero desde un Ipad, whispersync se encargará de abrirlo en la página 30; ¿increíble no?

Amazon en una inteligente movida creo clientes (un programa / software que funciona e determinados equipos) para muchos dispositivos de tal manera que no fuera necesario comprar su eReader kindle, sino que un usuario común descargue el cliente kindle a su PC y voila, ya tenemos un eReader disponible.

¿Por qué inteligente?

Bueno, desde el punto de vista comercial lo que busca Amazon no es vender miles de dispositivos Kindle sino distribuir el contenido.

El kindle en este caso se convierte en una herramienta, una plataforma, un lugar que habilite que un cliente compre una o más aplicaciones, en este caso libros.  Ya hablaremos en próximas entregas de lo importante que es para todos los fabricantes que tengamos estos pequeños dispositivos en nuestras manos y descarguemos Apps o aplicaciones.

Retomando el tema de la lectura, decidí explorar la posibilidad de encontrar libros de distribución libre. Inicialmente no le puse mucha ilusión, sin embargo me sorprendí al encontrar muchas fuentes y millares de libros gratuitos. Así mismo descubrí que por cada eReader existente en el mercado, uno puede encontrar un formato diferente en el cual se presentan los libros electrónicos, sin embargo “hecha la ley hecha la trampa” descubrí también que hay programas gratuitos que transforman un archivo en cualquier formato, sea este .doc, .pdf, etc… hacia el formato que tenga mi eReader.

Esto le agregó mas sabor a la cosa, porque ahora puedo transformar todas esas guías y dossiers que me envían sobre tecnología al formato de kindle y leerlo donde quiera.

Korea instituyó como política de estado el que los alumnos usen eReaders para estudiar, me pareció fantástico, sin embargo medidas como esta deben también ir acompañadas por políticas de conservación de información impresa, ya que la información digital es propensa a destruirse o desaparecer si no hay responsables detrás del mantenimiento de la infraestructura.

¿Son los eBooks más convenientes?

Yo creería que si, disminuimos el uso de papel, disminuimos el uso de espacio, y potencializamos la masificación de la lectura. No obstante, debemos ser conscientes con los derechos de autor y debemos ser conscientes con el contenido que creamos para la lectura de estas y otras generaciones.

Por hoy los dejo, estoy a punto de terminar por tercera vez el Hobbit, y a volver con “my precious”, upps perdón mi kindle 😉

0
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario