¿Si Eloy Alfaro se hubiera lanzado a la presidencia hoy hubiera Ganado?

Los medios sociales han multiplicado el efecto de lo que llamamos cotidiano, casi no hay espacios que se salven de estar expuestos.

El día de hoy todo está conectado, de manera digital por supuesto. Pensar que a nivel físico se pueda entablar contacto con alguien en otra parte del mundo es aun imposible, sino pregúntenle a la mosca (ver: Jeff Goldblum + the fly).

Es tan difícil pasar desapercibido el día de hoy que uno debe tener cuidado con lo que publica, aunque a esto último yo aplicaría lo siguiente: ser lo que uno dice que ser y escribir lo que se quiere saber de uno, es decir ser auténtico. Ser auténtico pero no tonto.

Hay un creciente número de organizaciones que le están poniendo atención a los medios sociales, tanto a nivel privado como gubernamental. Ya se ha escuchado en países del primer mundo que empresas se basan no solamente en el resumé que uno envía para ser evaluado, sino también en tu actividad social. Incluso se ha escuchado de multas y despidos cuando los usuarios sin querer estallan en su perfil poniendo algo acerca de su jefe o de su empresa, todo esto de manera subliminal, aunque la gente no se da cuenta que facebook, twitter, Hi5 o Google+ (el último en sumarse a la lista), no tienen nada de subliminales. Son el conjunto de muchas horas de desarrollo diseñado a una sola cosa: exponer toda la información posible de la sociedad, para que sea evaluada y adquirida.

Algunos dirán que también permite mantener la información actual y permite diseminar rápidamente hechos y sucesos, Yo creería que sí, pero para confirmar que es así deberíamos dar un vistazo a las empresas detrás de estos medios.

No me malinterpreten, no estoy en contra de los medios sociales, estoy totalmente a favor, pero eso no quiere decir que debamos tomarlo de manera irresponsable. El contenido a publicar debe ser apropiado y pensado hacia el futuro, sino analicen este ejemplo, cuando uno coloca clavos en una tabla de madera, uno los puede quitarlos pero las marcas quedarán para siempre.

En lo personal me parece importante que existan estas herramientas para difundir lo que uno considere importante y por supuesto lo que es realmente importante. Sin embargo tomémoslo como lo que es: una herramienta para visualizar información que queremos que sea difundida, no es una forma de vida o un compromiso y mucho menos una responsabilidad.

El día de hoy no se puede hacer o decir nada sin que haya sido publicado en todo el mundo, y gente que no conocemos y probablemente no conozcamos nunca, sabe muchas cosas de nosotros y también está en posición de malinterpretarlas.

Cómo verle el lado bueno o cómo justificar la existencia de estas herramientas, simple, cuando las cosas se deben publicar, cuando es necesario informar y notificar al mundo de eventos importantes. Entre estos probablemente el más importante sea la instrucción en caso de desastres. Pero también podemos comentar sobre nuevas tecnologías, avances en la ciencia, la paz entre vecinos que estaban en Guerra y por qué no el estreno del último hit de Hollywood.

Después de justificarlo nos daremos cuenta que no todo el mundo tiene nuestros mismos gustos o formas de pensar, y habrá gente que utiliza estos medios para hacer propaganda y promover x o y producto o tendencia. Ante esto creo que debemos ser tolerantes y saber elegir lo que queremos leer, esa es nuestra responsabilidad.

Tanto poder tienen los medios digitales, que casi todos los medios de prensa tienen una cuenta en alguno de estos medios, y la razón principal se da en lo rápido que ha girado el mundo y en lo dinámica que se ha vuelto la generación de noticias. Hace solo unos momentos leí un tweet, que hablaba de un hecho y ponía un link, para mí fue fácil hacer click en el link y se abrió otra página en la cual había un artículo y se mencionaba documentación oficial del “Estado”. Hice click a otro link e inmediatamente se abrió otra página, esta vez en Google Docs con el documento digitalizado y con la opción de guardar, Y por tiempo la guardé para leerla después.

En menos de un minuto el periodista que publicó ese artículo fue capaz de distribuir un documento oficial de varias páginas sin tener que hablarme o llamarme o convocarme para que yo lo reciba. La rapidez con que viajan las noticias permite que la información se pueda obtener con esa velocidad. Estoy seguro que no solo yo guardé el documento, miles de personas lo deben tener en este momento. Como les decía todo está conectado, el periodista no sabía que yo tenía una cuenta en Google, sin embargo para mi tenerla fue bueno porque al final el documento ni siquiera lo guardé en mi PC sino que está albergado en la nube, en algún servidor en alguna parte del mundo, y esta fue la secuencia Twitter – Medio – Google, fantástico!!!

Si vemos hacia el pasado y analizamos los actores políticos de nuestros países uno podría ponerse a pensar si el día de hoy podrían llegar a ser presidentes, probablemente sí, siempre y cuando no tengan ningún secreto que ocultar y que pudiera ser difundido por un medio digital. Con este mensaje los dejo, yo voy a dedicarme a borrar ciertos comentarios de mi facebook para ver si algún día me lanzo a la presidencia 😉

0
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.